Go to Top

Síndrome Urémico Hemolítico

Es una enfermedad causada por el consumo de agua o alimentos contaminados con una bacteria llamada Escherichia coli. Se presenta con mayor frecuencia en niños menores de 5 años. Es grave, afecta especialmente los riñones y puede ser mortal. Argentina es el país con mayor índice de afectados por el síndrome urémico hemolítico (SUH) aquí se concentra el 51% de los casos anuales en el mundo. Por este motivo es que nos vemos en la obligación de informar a nuestros afiliados para prevenir el desarrollo de esta enfermedad.

Se transmite por consumir agua o alimentos contaminados y mal cocidos; en especial, la carne.

La bacteria puede ingresar al organismo a través de:

  • Las carnes poco cocidas, sobre todo carne picada.
  • La leche no pasteurizada.
  • Las manos contaminadas.
  • La contaminación cruzada (al usar la misma superficie o utensilios para lo crudo y lo cocido).
  • El agua no potable.
  • El baño en aguas contaminadas

Síntomas y tratamiento

Generalmente empieza con diarrea con sangre o con dolor abdominal. La persona también puede presentar palidez, alteración de la conciencia, disminución en la eliminación de orina, convulsiones y otros síntomas.

No hay tratamiento específico para la enfermedad. Se tratan los síntomas y el compromiso de los órganos afectados. Si llega a producirse una insuficiencia renal aguda, se indica diálisis.

Medidas que ayudan a la prevención:

  • Cocinar bien las carnes hasta que no queden rosadas ni jugosas por dentro, ya que la bacteria que causa la enfermedad muere por acción del calor –cocción– a más de 72 °C.
  • Se recomienda tener especial cuidado con la carne picada.
  • Consumir y ofrecer únicamente lácteos pasteurizados o bien hervidos.
  • Para beber, cocinar o lavar los alimentos, usar solo agua potable. Si existen dudas, agregar 2 gotas de lavandina por litro media hora antes de usarla.
  • Lavarse siempre las manos antes de cocinar.
  • Usar diferentes superficies para picar y distintos utensilios de cocina, para los alimentos crudos y cocidos, a fin de impedir la contaminación cruzada. Evitar las mesadas y tablas de madera.
  • Mantener la cadena de frío de los alimentos.