Go to Top

Manejo seguro de alimentos en el verano

Es muy importante que durante todo el año y sobretodo en el verano tengamos en cuenta las medidas necesarias para ayudar a prevenir una intoxicación alimentaria. Para lograr este objetivo debemos tener mucho cuidado en el momento de manipular los alimentos.

Población de riesgo:

Si bien toda la población está expuesta a enfermarse por una enfermedad transmitida por alimentos, hay algunos grupos de personas que tienen más probabilidades de enfermarse y tener una enfermedad más grave. Estos grupos son:
Las mujeres embarazadas, niños, adultos mayores y personas con sistemas inmunes debilitados (tales como los pacientes de trasplante y personas con VIH/SIDA, cáncer o diabetes).

  • Los niños menores de 5 años tienen una probabilidad 3 veces mayor de ser hospitalizados que otras que personas si contraen una infección por Salmonella
  • Las mujeres embarazadas tienen una probabilidad 10 veces mayor de contraer una infección por
  • Las personas adultas de 65 años o más tienen más probabilidades de enfermarse gravemente a causa de ciertos tipos de intoxicación alimentaria.
  • Las personas con el sistema inmune debilitado debido a ciertas infecciones o a su tratamiento como enfermedad renal, VIH/SIDA y cáncer tienen un mayor riesgo de presentar intoxicación alimentaria.

Medidas Preventivas:

Hay 5 pasos simples que nos van a ayudar a evitar las enfermedades trasmitidas por alimentos.

Lávese las manos y limpie las superficies con frecuencia

  • Lávese las manos con agua templada y jabón durante al menos 20 segundos antes y después de manipular alimentos; y después de utilizar el baño, de cambiar pañales y de tocar animales.
  • Lave sus tablas de cortar, platos, utensilios y superficies con agua caliente y jabón después de preparar cada alimento.

  • Considere el uso de toallas de papel para limpiar las superficies de la cocina. Si usa trapos de tela, lávelos con frecuencia usando agua caliente.
  • Enjuague las frutas y verduras frescas con agua corriente, incluidas aquellas que vaya a pelar. Frote los productos más duros con un cepillo limpio para frutas y verduras.
  • Recuerde limpiar la tapa de los productos enlatados antes de abrirlos.

Separe la carne cruda de los otros alimentos

  • Separe del resto de los alimentos, la carne, las aves y los pescados y mariscos crudos, así como los huevos, en el carro de la compra, en las bolsas y en la heladera.
  • Use una tabla de cortar para las frutas y verduras frescas, y otra diferente para la carne, las aves, y otra para los pescados y mariscos crudos.
  • Nunca ponga alimentos ya cocinados en un plato que haya contenido carne, aves, huevos, pescados o mariscos crudos, a menos que el plato se haya lavado con agua caliente y jabón.
  • No reutilice adobos que haya usado para alimentos crudos a menos que los haya hervido previamente.

Cocine a la temperatura adecuada

  • Cocine completamente la carne, aves, huevos, y pescados y mariscos. Estos productos deben alcanzar la temperatura interna mínima segura (70° C) para destruir cualquier bacteria dañina.
  • Cocine los huevos hasta que la yema y la clara estén firmes. Use recetas en las que los huevos queden bien cocinados.
  • Cuando cocine en un horno microondas, cubra, remueva y gire los alimentos para una cocción uniforme. Si no tiene plataforma giratoria, rote el plato a mano una o dos veces durante el cocinado. Deje siempre un tiempo de reposo, que ayuda a completar la cocción.
  • Hierva tanto las salsas como las sopas cuando las recaliente.

MANTENER LOS ALIMENTOS A TEMPERATURAS SEGURAS
No deje alimentos cocidos a temperatura ambiente por más de 2 horas

  • Use un termómetro para refrigerador para asegurarse de que la temperatura es de 5° C o menor en la heladera, y de -18º C o menor en el congelador.
  • Refrigere o congele la carne, aves, huevos, pescados y mariscos, y otros productos perecederos en un máximo de 2 horas después de cocinarlos o comprarlos. Refrigérelos en un máximo de 1 hora si la temperatura ambiente supera los 32º C.
  • Nunca descongele los alimentos a temperatura ambiente sobre la mesada. Hay tres modos seguros de descongelar alimentos: dentro de la heladera, en agua fría y en el horno microondas. Los alimentos descongelados en agua fría o en el microondas deben cocinarse de inmediato.
  • Deje a marinar o adobar los alimentos siempre dentro del refrigerador.
  • Cuando tenga grandes cantidades de restos de comida, distribúyalos en envases poco profundos para su refrigeración más rápida.
  • No deje alimentos cocidos a temperatura ambiente por más de 2 horas.
  • Mantenga la comida caliente arriba de los 60° C.
  • No descongele los alimentos a temperatura ambiente

UTILIZAR AGUA Y ALIMENTO SEGUROS PARA SU CONSUMO

  • Use agua tratada para que sea segura
  • Use agua segura para beber, cocinar y lavado de alimentos y superficies.
  • Cuando haya dudas sobre la inocuidad del agua para beber, hervir 5 minutos, o agregar dos gotas de lavandina 55 g Cl activo/litro, por cada litro de agua.
  • Seleccione alimentos sanos y frescos.
  • Lave las frutas y las hortalizas, especialmente si se comen crudas.
  • Evite el consumo de leche cruda, productos lácteos y jugos sin pasteurizar.
  • No utilice alimentos después de la fecha de vencimiento.

¿Cómo actuar en caso de cortes de corte de la energía eléctrica?

  • Mantener cerradas las puertas de la heladera y del congelador o freezer la mayor cantidad de tiempo posible. De esta manera, la heladera mantendrá los alimentos fríos durante unas 4 horas y el freezer lleno mantendrá la temperatura por cerca de 48 horas (24 horas si está a medio llenar). Si el congelador no está lleno, es conveniente agrupar los paquetes para que formen un “iglú” para protegerse unos a otros. También, se puede  colocar barras de hielo en la heladera y el congelador o freezer.
  • Si el corte de luz se prolongara por más de 4 horas, colocar los alimentos en heladeras portátiles/conservadoras o en recipientes herméticos con hielo. Esto evitará el calentamiento de los alimentos por un tiempo más.
  • La clave para determinar la inocuidad de los alimentos en la heladera y el freezer está en conocer la temperatura del ambiente del equipo y la de los alimentos que se encuentran en su interior. Si cuenta con un termómetro, podrá verificarla. Una vez que regrese la energía, tendrá que evaluar a cada alimento por separado y, en caso de duda, tirarlo a la basura.

Fuente: RENAPRA. www.anmat.gov.ar