Go to Top

Los Beneficios de la actividad física para la salud

La actividad física es esencial para el mantenimiento y mejora de la salud, así como la prevención de las enfermedades crónicas no transmisibles , para todas las personas a cualquier edad.

Los beneficios de la actividad física se pueden ver en una mejora del sistema muscular, de la salud ósea y del funcionamiento cardio-respiratorio, reduce los riesgos de la hipertensión y de las enfermedades coronarias, como también de caídas y fracturas que suelen resultar muy peligrosas cuando más avanzada es la edad, y es fundamental para el equilibrio energético y el control del peso.

La falta de actividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad en todo el mundo, por tal motivo la organización mundial de la salud elaboró unas recomendaciones sobre actividad física para la salud, estas dividen a la población según sus edades.

Recomendaciones de actividad física:

Jóvenes (5 a 17 años)
Para los niños y jóvenes que pertenecen a este grupo de edad, la actividad física consiste en juegos, deportes, desplazamientos, actividades recreativas, educación física o ejercicios programados, en el contexto de la familia, la escuela o las actividades comunitarias. Se recomienda realizar al menos 60 minutos diarios de actividad física moderada o vigorosa. Si se superan esos 60 minutos, se obtendrán más beneficios para la salud.

Adultos (18 a 64 años)
Para los adultos, la actividad física consiste en actividades recreativas o de ocio, desplazamientos (por ejemplo, paseos a pie o en bicicleta), actividades ocupacionales (es decir, trabajo), tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias. Deberían practicar como mínimo 150 minutos semanales de actividad física de intensidad moderada, ó 75 minutos de actividad física vigorosa; o alguna combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas. Todas las acciones deben ser realizadas en periodos de al menos 10 minutos cada uno.

Adultos mayores (de 65 años en adelante)
Las principales recomendaciones para este grupo son las mismas que para el anterior. Además, los ancianos con escasa movilidad deben realizar actividades físicas para mejorar el equilibrio y evitar las caídas, al menos 3 días por semana. Cuando no puedan realizar la cantidad recomendada por problemas de salud, deben mantenerse tan activos como se lo permitan sus capacidades y su estado de salud.

Estas recomendaciones son para todos los adultos sanos, a no ser que haya afecciones médicas que lo contraindiquen. Asimismo, se aplican a las personas con enfermedades no transmisibles crónicas no relacionadas con la movilidad.

Cuidemos Nuestra salud en el trabajo
La mayoría de los trabajos hoy en día son sedentarios, las personas pasan muchas horas sentados frente a una computadora , por lo tanto les brindamos pequeñas acciones que pueden ayudar a cuidar la salud y favorecer un trabajo más saludable.

  • Elijamos las escaleras en lugar del ascensor.
  • Bajemos dos paradas antes del colectivo.
  • Si vive cerca de su trabajo trate de ir caminado o en bicicleta.
  • Hacer una pausa activa de entre 5 y 10 minutos cada 2 horas con ejercicios simples de estiramiento, en tu lugar de trabajo.

Una Pausa activa

  1. Entrelazamos las manos y estiramos los brazos hacia delante.
  2. Con la pierna cruzada sobre la otra, rotamos el tronco hacia el lado contrario.
  3. Con las piernas separadas estiremos alternativamente los brazos.
  4. Inclinemos la cabeza hacia uno y otro lado ayudados con las manos.
  5. Entrelazamos las manos en la nuca y llevamos el mentón al pecho.
  6. Cruzamos una muñeca sobre la otra y estiramos los brazos por encima de la cabeza.
  7. Nos inclinamos hacia los lados con las piernas ligeramente separadas y brazos sobre la cabeza.
  8. Con los brazos hacia los lados levantamos los hombros.

Mejoremos la postura frente al escritorio
Una buena postura previene de la aparición de molestias y contracturas por lo tanto intentemos:

  • Mantener nuestra espalda y cinturas apoyadas contra el respaldo del asiento.
  • Poner los codos a no más de 15cm delante del cuerpo.
  • No dejar el teclado lejos del cuerpo.
  • Ubicar el monitor a la altura de los ojos.
  • Colocar la cabeza y el cuello en posición recta.
  • Apoyar ambos pies en el suelo.
  • No cruzar las piernas.