Go to Top

Hipoxia Silenciosa

La hipoxia silenciosa es aquella en la que hay una disminución de la saturación de oxígeno en la sangre sin que el paciente tenga una dificultad respiratoria. En muchos casos de COVID-19 puede ocurrir la hipoxia silenciosa, especialmente en personas mayores de 60 años. La consecuencia de esto es que el paciente solo presentará síntomas cuando la saturación de oxígeno sea muy baja. A veces, ya es demasiado tarde.

¿Cómo medir la oxigenación en un paciente con COVID?

Si presentamos los síntomas de COVID lo mejor es hacer la prueba, y teniendo un diagnóstico confirmado, el seguimiento debe ser de preferencia con un saturador de oxígeno.

Ante un diagnóstico positivo se debe buscar ayuda médica y seguir las indicaciones de los profesionales.

¿Cuáles son los niveles normales de oxígeno?

En casos COVID mientras nos mantengamos por arriba del 92%, el manejo se puede continuar en la casa y sin necesidad de oxígeno suplementario. En caso de presentar oxigenación por debajo del 92% se recomienda la vigilancia de esta saturación en un hospital.

Los síntomas característicos de que la saturación de oxígeno empezó a bajar o está por debajo del nivel normal. Son:

  • Sensación de falta de aire
  • Mareos, y/o náuseas

¿Qué opciones hay para medir la oxigenación?

Oximetría de pulso
Esta es una de las opciones más prácticas y fáciles para medir nuestros niveles de oxígeno en casa y también medir su frecuencia cardiaca (pulso).

Prueba de sangre
Se puede conocer el nivel de oxigenación a través de una prueba de sangre. Sin embargo, aunque es más precisa, esta medida es más común en pacientes hospitalizados.

El oxímetro: ¿cómo usarlo?

Evitar utilizar esmalte de uñas
Puede hacer una diferencia de porcentaje del 1 o 2% en tus resultados de oxigenación.

Realizar una limpieza adecuada del dispositivo
Si lo están usando varias personas de la familia trata de darle una higiene adecuada en su uso entre una persona y otra.

Esperar unos segundos para el análisis
Una vez puesto en el dedo, se sugiere al menos 20 segundos para obtener resultados más precisos.

Revisar que las baterías estén en buen estado
Si están desgastadas podría ocasionar fallos del dispositivo o generar diagnósticos imprecisos.

Evitar estar agitado físicamente
Por ejemplo, después de realizar alguna actividad física, toma un momento para volver a tu estado normal y hacer la prueba.

Mantener una postura correcta
Se recomienda hacer la medición estando sentado y coloca de manera adecuada el dispositivo en tu dedo índice.

Puede hacer una valoración en cualquier momento del día
En caso de haber sido diagnosticado con COVID-19, puede hacer una prueba cada 8 horas.

Tomar en cuenta otros factores
Tener fiebre, presión baja o anemia severa son factores que pueden generar diagnósticos imprecisos. También tomar en cuenta la edad, nivel de hemoglobina, e incluso la altura de la ciudad en la que se encuentra.