Go to Top

7 de Abril – Día Mundial de la Salud

“Si alguien busca la salud, pregúntale si está dispuesto a evitar las causas de la enfermedad; en caso contrario, abstente de ayudarle”.
Sócrates

En diciembre de 1945, las delegaciones de Brasil y China propusieron la creación de una organización internacional de salud, constituida un año después como Organización Mundial de la Salud (OMS), entrando en vigencia el 7 de abril de 1948, fecha que cada año se conmemora a través de un tema que pone de relieve una esfera de interés prioritario para la salud pública mundial.

Para el año 2013, la OMS hace un llamamiento para intensificar los esfuerzos encaminados a prevenir y controlar la HIPERTENSIÓN -también llamada tensión arterial alta- una enfermedad no transmisible que aumenta el riesgo de infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia renal. La hipertensión no controlada puede causar ceguera, irregularidades del ritmo cardiaco y fallo cardíaco que en conjunto representan la causa más importante de muerte prematura y discapacidad.

Se estima que en el mundo esta enfermedad afecta a más de 1 de cada 3 adultos de 25 o más años de edad: unos 1000 millones de personas. Esa proporción aumenta con la edad: 1 de cada 10 personas de 20 a 40 años, y 5 de cada 10 de 50 a 60 años. La prevalencia más alta se observa en África (46%) y la más baja en las Américas (35%), siendo menor (35%) en los países de ingresos altos que en los de ingresos bajos y medios (40%).
Aunque la presión arterial por encima de 140/90 mmHg afecta al 30% de la población adulta, una tercera parte desconoce su enfermedad, que se puede prevenir, detectar y controlar.

El objetivo del Día Mundial de la Salud 2013 es reducir el número de infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares, a través de los siguientes ejes orientadores:

  • Promover la toma de conciencia sobre las causas y las consecuencias de la hipertensión
  • Animar a la población a modificar los comportamientos que pueden provocarla
  • Convencer a los adultos de que controlen su presión arterial periódicamente
  • Aumentar el número de centros de atención primaria de la salud en los que se puedan realizar chequeos de la tensión arterial
  • Alentar a las autoridades a crear entornos que favorezcan comportamientos saludables.

Por último, respecto de las recomendaciones para reducir el riesgo de padecer hipertensión, es dable apuntar los siguientes comportamientos saludables:

  • disminuir la ingestión de sal
  • seguir una dieta equilibrada
  • evitar el uso nocivo de alcohol
  • hacer ejercicio con regularidad
  • mantener un peso saludable
  • evitar el consumo de tabaco
,