Go to Top

Consejos sobre la alimentación de los niños en el verano

La alimentación juega un papel de suma importancia en los niños, ya que contribuye en el crecimiento y desarrollo saludable. Por lo tanto, debe ser completa y nutritiva durante todo el año, adaptándose a las distintas estaciones.

Durante las vacaciones, comúnmente los niños e incluso los papás, modifican notablemente la rutina diaria, alterando todos los horarios, desde la hora de levantarse, hasta la hora para dormir, incluyendo la hora de alimentarse y también el tipo de ejercicios físicos realizados. Esto suele alterar la rutina alimentaria de los niños. Para evitar estos cambios que no son buenos para los niños, se pueden incorporar una serie de medidas que detallamos a continuación:

  • Tener refrigerios saludables: frutas, verduras, quesos frescos, galletas integrales y lácteos 
  • Tratar de mantener los horarios de comida lo más cercano a lo habitual
  • Tener disponible agua segura para favorecer la hidratación, en vez de bebidas azucaradas o refrescos
  • Compartir con los niños la preparación de los alimentos, convirtiendo el tiempo en la cocina en un momento divertido.
  • Moderar el consumo de dulces o golosinas, sobre todo cuando están frente a la televisión
  • Disponer de más tiempo para realizar las comidas, ya que no existe la presión por llegar temprano a la escuela
  • Realizar en medida de lo posible entre 3 a 5 comidas al día
  • A todas estas medidas debemos sumar el cuidado de la higiene bucal, el cepillo de dientes no debe tomarse vacaciones.
  • Mantener una rutina de actividad física adecuada a las temperaturas de verano. Es aconsejable realizar actividad física en familia.

Refrigerios saludables: Vamos a hacer hincapié en este punto, ya que es fundamental que se cumplan con los requerimientos nutricionales en el caso de los niños que asisten todo el día a las colonias de verano. Los refrigerios deben ser atractivos para el niño.

Consejos:

  • Optar por fruta para las colaciones, tratar de enviarlas peladas y cortadas para optimizar su consumo.
  • En lugar de elegir un alfajor o turrón, de ser posible elegir frutas secas y cereales.
  • Tratar de evitar las galletitas, los jugos concentrados de frutas y los snacks por su alto contenido en azúcar y sodio.
  • Puede enviar un recipiente con tomates, zanahoria cortada o un huevo duro.
  • Enviar agua para hidratarse en lugar de gaseosas.
  • Evite los lácteos porque pueden cortar la cadena de frío.
  • Tener en cuenta que es un refrigerio y que no reemplaza al almuerzo.

En el caso de los niños que asisten a las colonias de verano, además de un refrigerio saludable, debe tenerse en cuenta la buena hidratación.

Con respecto al Agua, se recomienda no reutilizar las botellas de agua mineral, ya que las mismas acumulan bacterias con el re-uso.

Tratar de enviar agua con hielo en un termo irrompible, para poder mantenerla fría durante el día. Es fundamental la hidratación de los niños en las colonias por la exposición al sol y las altas temperaturas.

Otro consejo que podemos brindar es que los niños lleven ropa clara y cómoda, con protector solar adecuado a su tipo de piel y gorro para la cabeza.