Go to Top

¡Alerta Sarampión! Vacuna a tu hijo a tiempo

Después de 18 años en los cuales no se registraban casos de sarampión en Argentina, este año tuvimos en el país un brote autóctono de sarampión. Por este motivo, a continuación informamos como cuidar a tus hijos ante este brote.

El sarampión puede causar graves complicaciones, principalmente en niños menores de cinco años o desnutridos, tales como neumonía, convulsiones, meningoencefalitis, ceguera, retraso mental grave y trastornos degenerativos tardíos del sistema nervioso central.

Es causado por un virus que puede propagarse fácilmente por el aire cuando una persona infectada estornuda o tose. También se puede transmitir por contacto directo con secreciones de la nariz o de la boca de una persona infectada.

Síntomas del sarampión

  • Suele iniciarse con los síntomas de un cuadro catarral: fiebre no muy elevada, tos seca, secreción fluida de la nariz, inflamación de la conjuntiva y escozor, y enrojecimiento de los ojos.
  • Durante los días siguientes, estos síntomas van empeorando: se eleva la fiebre, la tos se hace más frecuente y aparecen manchas en la boca.
  • A partir del tercer o cuarto día, aparece el exantema, primero en el rostro, en forma de manchas de color rosa oscuro, para después extenderse por todo el cuerpo, acompañadas por enrojecimiento de la garganta y dolor al deglutir.
  • Pasados otros tres o cuatro días, la erupción disminuye y la tos se vuelve más blanda; a los ocho-diez días se produce la curación.

Tratamiento del sarampión

No existe un tratamiento específico para el sarampión; sólo se deben combatir los síntomas, como la fiebre y el prurito, siguiendo las instrucciones del pediatra.

Prevención del sarampión

La única prevención válida consiste en la vacunación de todos los niños.
Para prevenir la enfermedad, el Calendario Nacional de Vacunación contempla la aplicación de la vacuna según el siguiente esquema:

  • Una dosis al año de vida.
  • Un refuerzo durante el ingreso escolar (5 ó 6 años) de vacuna triple viral.

Todas las personas deben contar con dos dosis de la vacuna doble y/o triple viral.

Son gratuitas en todos los centros de vacunación y hospitales públicos del país.

Las autoridades recomiendan verificar que el esquema de vacunación esté completo para la edad y que en el caso de tener que viajar y no se hayan recibido las dos dosis de la vacuna que contempla el Calendario Nacional, esto se cumpla dos semanas antes de la partida.

El Ministerio de Salud realizará en 2018 la Campaña Nacional de Seguimiento de Vacunación contra el Sarampión y la Rubéola, con la aplicación de una dosis extra de la vacuna triple a niños de 1 a 4 años.

Cinco preguntas importantes para la prevención

Bajo el título “Vacunate, para protegerte y para proteger a otros”, la Sociedad Argentina de Pediatría elaboró un documento que, mediante un esquema sencillo de preguntas y respuestas, pretende llevar claridad sobre la importancia de la vacunación y los riesgos asociados a la negativa de vacunarse.

1. Si cuido mi higiene y tengo agua y cloacas ¿sigue siendo necesaria la vacunación?
Sí, aunque te higienices todos los días, tengas agua y cloacas, es insuficiente para detener las enfermedades infecciosas y la vacunación sigue siendo necesaria. Enfermedades que estaban controladas como la poliomielitis o el sarampión, sin vacunación, pueden reaparecer rápidamente.

2. ¿Las vacunas son seguras?
Sí, las vacunas son seguras. Todas se someten a pruebas rigurosas antes de instalarse en el mercado. La mayoría de las reacciones a las vacunas son leves: dolor en el lugar de inyección o febrícula. Es mucho más fácil padecer lesiones graves por la enfermedad en sí, que por una vacuna.

3. ¿Es mejor la inmunidad proporcionada por las vacunas que por las infecciones naturales?
Las vacunas producen una respuesta inmunitaria similar a la generada por las infecciones naturales, pero sin causar enfermedad, ni las complicaciones de esta.

4. ¿Necesito vacunarme contra enfermedades que no se ven en mi comunidad o en mi país?
Sí, aunque las enfermedades prevenibles con vacunas se han vuelto raras en muchos países, los gérmenes que las causan siguen circulando en otros. En un mundo tan interconectado como el actual, pueden cruzar fácilmente las fronteras geográficas e infectar a cualquiera que no esté protegido. Los dos motivos principales para vacunarse son protegernos a nosotros mismos y proteger a quienes nos rodean.

5. ¿Puede un niño recibir más de una vacuna a la vez?
Sí, las pruebas científicas revelan que la administración de varias vacunas al mismo tiempo no tiene efectos negativos en el sistema inmunitario del niño. Se ahorra tiempo y dinero, se reduce el número de inyecciones y las molestias para el niño.