Go to Top

Recomendaciones generales para realizar una compra saludable, sostenible y responsable

En ningún caso la alimentación, por sí misma, evita o cura la infección por coronavirus, o por cualquier otro virus. Dadas las recomendaciones de las autoridades sanitarias y para evitar aglomeraciones innecesarias, se sugiere adoptar una serie de medidas:

  • Realizar la compra online siempre que sea posible.
  • Evitar realizar la compra en momentos del día en los que suelen a acudir muchas personas al establecimiento. Antes de entrar, seguir las indicaciones del personal de seguridad para el acceso. Evaluar también el tipo de mercado/supermercado, hay algunos que reciben más afluencia que otros.
  • En el propio establecimiento, mantener una distancia de al menos un metro con otras personas y lavar bien las manos una vez que se regrese al hogar.
  • En el mismo núcleo familiar es preferible que se encargue de la compra una única persona.
  • Tranquilidad, paciencia, y respeto. El abastecimiento de alimentos está garantizado por las autoridades competentes, y es innecesario e incluso perjudicial la afluencia masiva a los establecimientos.
  • Tratar de minimizar el ritmo de visitas al mercado o supermercado. En cualquier caso, evitar grandes superficies y preferir pequeños comercios: pescaderías, panaderías, etc. por dos razones fundamentales: 1. Acudirán menos personas. En algunas tiendas sólo admiten la entrada de una única persona. 2. El pequeño comercio es el que más sufre en situaciones de emergencia. Al realizar la compra en estos lugares se favorece la economía local y la supervivencia de estos establecimientos.
  • Utilizar tarjeta de crédito o débito porque el virus puede estar en los billetes.
  • Usar guantes para la compra de frutas y hortalizas a granel.
  • El suministro de alimentos básicos está garantizado por las autoridades competentes por lo que hay que comprar solo lo necesario, y si en algún momento no hay algún producto, se repondrá en breve. Si se compra alimentos de forma exagerada, puede que otras personas no encuentren lo que necesitan.

¿Qué debemos comprar durante un periodo de cuarentena?

Los alimentos no perecederos son preferentes en estos casos, pero dado que se asegura el suministro de alimentos frescos, se pueden adquirir en las cantidades necesarias, de acuerdo a la capacidad de almacenamiento en el hogar y sin sobreestimar innecesariamente las cantidades. Se pueden y deben almacenar en la despensa o en frío, según se indique por el proveedor, pero recuerde que no debe realizar una compra exagerada, pues no es sostenible, solidario ni ético en estos momentos:

  • Productos secos: legumbres, pasta de harina de legumbres, frutos secos, semillas, frutas y hortalizas desecadas o liofilizadas, harina de distintos cereales, pan tostado, pasta, arroz, fideos, quínoa, copos de avena, trigo sarraceno, mijo, etc. Preferir versiones integrales.
  • Alimentos envasados o enlatados: legumbres, verduras, conservas de pescado y mariscos al natural o en aceites de buena calidad (aceite de oliva virgen extra), leche, bebidas vegetales. Aceite de oliva, vinagre, sal, etc.
  • Alimentos congelados: verduras, legumbres, salteados de verduras (que sólo contengan verdura), pescados, mariscos, moluscos, carnes. Evitar varitas de pescado, filetes empanados, croquetas, etc. Que el único ingrediente sea la carne o el pescado.
  • Productos perecederos que se pueden comprar frescos o refrigerados y también se pueden congelar (atendiendo a las instrucciones del fabricante): pan lactal, carnes, pescados y mariscos. Recuerde que algunas verduras y hortalizas, deben ser previamente hervidas (por ejemplo: calabaza, berenjena, brócoli, coliflor, judías verdes, champiñones, etc.) también se pueden congelar.
  • Alimentos perecederos que solo se pueden conservar en refrigeración: hortalizas (también envasadas) que no se pueden congelar (por ejemplo, lechuga), algunas frutas frescas, huevos, lácteos. y perecederos que se mantienen a temperatura ambiente y no se deben refrigerar: algunas frutas frescas como la banana y los cítricos. De estos alimentos conviene comprar las cantidades ajustadas a las necesidades, siempre calculando en función de lo que se va a consumir en el hogar.
  • Para ello se recomienda planificar un menú semanal y realizar la lista de la compra en base a éste. No debe realizar una compra exagerada.

¿Debo desinfectar la compra que traigo del supermercado o que recibo en mi domicilio?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido recomendaciones de precaución que incluyen consejos sobre el seguimiento de buenas prácticas de higiene durante la manipulación y preparación de alimentos, como lavarse las manos, cocinar suficiente la carne y pescado y evitar la posible contaminación cruzada entre alimentos cocinados y no cocinados.

  • El virus que causa COVID-19 posiblemente pueda llegar a sobrevivir en superficies u objetos, en especial para las superficies plásticas y metálicas por tal motivo se debe desinfectar toda la compra antes de guardarla.
  • La forma de desinfectar es limpiar todos los alimentos envasados con un paño con alcohol al 70% o lavandina diluida en agua al 30%. Dejar que se sequen las superficies y luego guardar los alimentos.
  • Los envases de bebidas se deben limpiar, sobretodo sifones de soda.
  • Las frutas y verduras se deben lavar con agua potable y tres gotas de lavandina por litro de agua.
  • Las bolsas se deben tirar y si son reutilizables deben ser lavadas o roseadas con alcohol al 70%.
  • En la calle no se toque la boca, nariz ni ojos. Si tiene pelo largo, debe salir con el pelo atado.
  • Si salió debe sacarse la ropa, lavarla y bañarse antes de entrar en contacto con otra persona.
  • Si usa anteojos también los debe desinfectar, al igual que las llaves, billeteras y celulares si los lleva en la mano.
  • Los zapatos deben ser desinfectados con alcohol o lavandina.

Lavarse las manos

  • Antes de comenzar a trabajar con alimentos
  • Antes de manipular alimentos cocinados o listos para comer.
  • Después de manipular o preparar alimentos crudos.
  • Después de manipular residuos.
  • Después de las tareas de limpieza.
  • Después de usar el baño.
  • Después de sonarse la nariz, estornudar o toser.
  • Después de comer, beber o fumar
  • Después de manejar dinero.