Go to Top

5 de Junio – Día Mundial del Medio Ambiente

La designación del 5 de junio como Día Mundial del Medio Ambiente fue realizada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972, en conmemoración a la inauguración en Estocolmo de la Conferencia sobre el Medio Humano. Cada año, el día del medio ambiente tiene un tema y un país anfitrión.

Este año el anfitrión será Mongolia (África), un país que impulsa la transición hacia una economía verde de sus sectores más productivos y realiza una intensa labor gubernamental de concientización. Y el lema “Piensa, Aliméntate, Ahorra” que busca fomentar la sensibilidad mundial sobre el medio ambiente promoviendo decisiones que contribuyan a reducir el volumen de desechos, ahorrar dinero y disminuir el impacto ambiental de la producción de alimentos.

La jornada se centrará en disminuir el desperdicio de comida, una campaña iniciada por la FAO que estima que cada año se desperdician 1,3 billones de toneladas de comida. Esta cifra equivale a la producción alimentaria de todo el África Subsahariana. Además, una de cada siete personas del planeta se va a la cama hambrienta y más de 20.000 niños de menos de 5 años mueren de hambre cada día.

FAO estima que un tercio de la producción alimentaria se pierde o es desechada. Este hecho es altamente perjudicial para las fuentes naturales de recursos y genera consecuencias negativas en el medio que nos rodea. Al mismo tiempo, si desperdiciamos comida, significa que todos los recursos empleados para producirla también lo son. Así por ejemplo, producir un litro de leche supone gastar 1.000 litros de agua o producir una hamburguesa 16.000 litros.

De hecho, la producción global de alimentos ocupa un 25% de la superficie habitable, un 70% de consumo de agua, un 80% de deforestación y un 30% de gases. Es, por tanto, uno de las actividades que más afectan a la pérdida de biodiversidad y a los cambios en el uso del suelo.

Ante este panorama se torna trascendente motivar a que las personas se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible y equitativo, promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales y tomar decisiones informadas, es decir, elegir alimentos cuyo impacto al medio ambiente sea menor, o adquirir productos en mercados locales en los que se sabe que no ha sido necesario el transporte y por tanto, no han supuesto tantas emisiones de gas. En definitiva, se trata de que pienses antes de alimentarte y así ahorres para proteger el medio ambiente.