Go to Top

28 de julio: Día mundial de lucha contra la Hepatitis

La hepatitis es la inflamación del hígado, el órgano que procesa los nutrientes, sintetiza las proteínas y cumple una función desintoxicante. Cuando una persona contrae hepatitis, el hígado altera su funcionamiento. En la mayoría de los casos, es producida por un virus. En otros casos, puede producirse por el consumo excesivo de alcohol o por algunas toxinas, medicamentos o determinadas afecciones médicas.

Existen varios tipos de hepatitis virales, de acuerdo con el tipo de virus con el que la persona se infecte. Los más comunes son hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C.

Es importante realizar un chequeo anual el cual debe incluir un análisis de sangre en el que se pida la prueba de hepatitis, ya que es el único método de diagnóstico exacto.

En la Argentina hay 200 mil personas que tienen alguna forma de hepatitis y el 50 por ciento lo ignora. Hay 58 millones de personas en el mundo que tienen hepatitis C, y lo sabe sólo el 20 por ciento. De la hepatitis B, hay 250 millones de personas que la tienen y también son muy pocos los que lo saben.

Las hepatitis A y B cuentan con vacuna, incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación. Para la hepatitis C, sin embargo, no existe vacuna. La forma de prevenirla es evitando compartir agujas, jeringas o elementos cortopunzantes con otras personas, utilizando materiales descartables o esterilizados al realizar tatuajes, piercings o implantes.

Fuente: Fundación Huésped.